Historia

Casa Moros

Valdemorales, conocido antiguamente como valle de los morales, cuyo antropónimo es el de Corchero, porque era tradición que de padres a hijos se trasmitiese ese oficio.

Sus bodegas, sus bellos rincones y su arquitectura urbana de las casas, en las bóvedas de tipo mudéjar, de ladrillo visto, en los restos de la fortaleza vigía del Castilijillo, y en las construcciones para las explotaciones agropecuarias, como los molinos contiene la huella que dejaron los árabes.

Valdemorales era descanso de "postas", pueblo que durante siglos en la ruta desde el vado del Guadiana hasta Cáceres y el vado del Tajo. Enclavado en un valle, fue una continua ruta de comerciantes y ganaderos en la cañada que sube desde la Baja Extremadura, por Cornalvo y Mérida hacia Castilla.

En el siglo XII, con el rey Fernando II, Valdemorales perteneció a la Orden de Santiago para garantizar su repoblación, pues toda la región había quedado semidesértica tras la huida de los musulmanes, y los "mudéjares" que permanecieron fueron obligados a abandonar las ciudadelas como la del Castilijillo.

A finales del sigloXIV, Valdemorales formaba parte del Provisorato de Mérida, junto con otras villas y lugares de la comarca.

Tambien intervino en la conquista de América cruzando el Río Plata en 1535 con algunos vecinos de la localidad como fue Martín Cárdenas, así como otros muchos que lucharon en la batalla de Lepanto.

Valdemorales también contiene un pasado escrito sobre los acontecimientos de la Guerra Civil. Los años de posguerra y Dictadura fueron terribles para Valdemorales, obligando a muchos corcheros a emigrar.